El Instituto de Economía de Barcelona dedica su último IEB Report a analizar la imposición sobre los robots: por qué se deben gravar, cuáles serían las consecuencias y cómo se pueden gravar.

El informe, titulado “La tributación de los robots” y coordinado por el investigador del IEB, José Mª Durán-Cabré, pretende dar respuesta a preguntas como éstas: ¿es posible gravar a los robots mediante un impuesto sobre el hipotético salario que una persona cobraría si realizara el mismo trabajo que un robot? ¿O mediante un impuesto que grave el valor de los robots, como sucede con los vehículos?

A favor de la imposición
Un primer argumento para defender la imposición es por el negativo efecto de los robots sobre el mercado de trabajo. ¿La generalización de robots va a provocar un aumento del paro por la eliminación de numerosos puestos de trabajo que quedarán obsoletos? Y si eso es así, ¿van a bajar los ingresos impositivos?

Al respecto, Uwe Thuemmel, investigador de la Universidad de Zúrich, señala que la caída de las cifras de empleo total depende de si la automatización va acompañada de un aumento del empleo en otros trabajos y sectores (como ha sucedido en Alemania) o de si no ha sido así (como ha pasado en Estados Unidos).

Por tanto, los estudios empíricos realizados hasta el momento indican que la repercusión de los robots industriales sobre el mercado de trabajo es variable y depende de cada país.

Asimismo, si la producción total aumenta, el importe pagado a los trabajadores también crecerá, en especial a los trabajadores cualificados.

Por esta razón Daubanes y Yanni, investigadores de la Universidad de Ginebra y del HEC Montreal, respectivamente, señalan en su contribución que los ingresos impositivos no sólo no bajarán, sino que incluso subirán, siempre que la imposición sobre los salarios no sea regresiva.

No obstante, todas las contribuciones del IEB Report coinciden en señalar que la robotización provocará un aumento de las desigualdades salariales entre trabajadores cualificados y no cualificados, por lo que la imposición de los robots puede ser un instrumento a considerar si no se puede lograr reducir la desigualdad por otras vías.

¿Qué tipo de impuestos se pueden establecer?
Xavier Oberson, profesor de la Universidad de Zúrich, defiende que la imposición sobre los robots no es ninguna tontería, si bien es importante consensuar una propuesta, lo que sin duda va a requerir su tiempo.

1. Primero, es necesario establecer una definición clara y viable del término robot, que en su opinión incluyera todo tipo de máquinas con inteligencia artificial, centrándose en la autonomía de los robots.

2. Y, segundo, deberían examinarse las diferentes opciones de tributación para los robots, entre las cuales cabe destacar el gravamen de un salario hipotético imputado, un impuesto a la automatización basado en la proporción de ingresos con respecto al número de empleados, o un impuesto sobre el valor del robot.

Tres cuestiones clave

En su editorial, el investigador del IEB, José Mª Durán-Cabré destaca las que considera tres cuestiones fundamentales sobre el tema:

  1. Por qué se quiere gravar a los robots
  2. Cuáles serían las consecuencias de la imposición
  3. Cómo se podrían gravar.

Durán-Cabré destaca que las tres contribuciones coinciden en señalar una mayor desigualdad como una consecuencia inevitable de la creciente robotización, tema sin duda ya candente en el debate actual sobre la fiscalidad.

Asimismo, y como sucede en un número creciente de cuestiones relacionadas con la fiscalidad, las consecuencias de la imposición sobre robots superan las fronteras de los países y se debería plantear desde organismos internacionales. Actuar de forma unilateral podría ser contraproducente.

 

 

Published On: septiembre 10th, 2019 / Categories: Futuro del trabajo, Industria 4.0 / Tags: , , , , /

Subscribe To Receive The Latest News

Curabitur ac leo nunc. Vestibulum et mauris vel ante finibus maximus.

    Add notice about your Privacy Policy here.