El 96% de las pymes verán afectado su negocio por el Coronavirus, según el Barómetro Pymes 2020, elaborado por CEPYME.

CEPYME ha puesto en marcha el Barómetro Pymes con el fin de conocer de forma directa las inquietudes, preocupaciones y expectativas de las pymes españolas, en especial en este complejo momento de incertidumbre causado por la crisis del Coronavirus en España.

Con el fin de poder analizar mejor las perspectivas de la pequeña y mediana empresa ante el impacto del Covid-19, CEPYME inició esta encuesta el pasado día 19 de marzo, manteniéndola activa hasta el día 25 de este mes, lo que pone de manifiesto la actualidad de las respuestas de los empresarios.

No obstante, pese al breve periodo de tiempo activa, la muestra recogida alcanza los 2.722 participantes, resultado que ha sido posible gracias al esfuerzo de coordinación realizado por las organizaciones empresariales.

Empresas participantes

La participación supone un fiel reflejo a la composición del tejido productivo español de nuestro país, ya que han participado un 95,5% de pymes y 4,5% de gran empresa, destacando la participación de microempresas, con menos de 10 trabajadores, con un 50,22%. Cabe destacar que el volumen de la pyme española representa el 99,8% del tejido empresarial.

Los principales resultados del Barómetro Pymes destacan la preocupación de la pequeña y mediana empresa ante la difícil situación de la actual crisis de salud pública.

De hecho, el 96% de los consultados consideran que la crisis afectará de forma negativa o muy negativa a su negocio y esperan un empeoramiento de la economía para este año en casi 9 de cada 10 respuestas recogidas.

No obstante, a pesar de la incertidumbre, más del 60% de las pymes consultadas ha manifestado su intención de mantener el empleo o incluso aumentarlo, aunque frente a esto el 37% sí que espera algún tipo de ajuste durante el primer semestre.

En cuanto a las medidas para hacer frente a esta situación, casi el 70% tiene previsto solicitar financiación.

En lo que se refiere a medidas de adaptación de las empresas, destaca el teletrabajo, la reducción de actividad o los ERTEs, pero también recoge que casi un 13% se ha decantado por dar vacaciones a sus empleados, lo que pone de manifiesto que la indeterminación todavía permanece en parte de las empresas a espera de novedades en el transcurso de esta crisis temporal.

Y, en el lado más negativo, un 15% aboga por el cese de actividad de su negocio. Asimismo, como medidas demandadas al Gobierno ante esta situación, las ayudas fiscales y las deducciones de las cotizaciones a la Seguridad Social se exponen como las más requeridas.